Movimiento UCA propone crear la Ley Eduardo Miño y exige educar a la comunidad sobre riesgos del asbesto

Durante la realización del primer Congreso Sobre la Infancia, el Movimiento Unidos Contra el Asbesto expuso, ante más de doce organizaciones de la sociedad civil, sobre los riesgos del asbesto. En la instancia, se planteó una serie de propuestas para educar desde la infancia, entre ellas, la creación de un plan nacional de prevención de la exposición y enfermedades provocadas por el mineral, y la proclamación del 30 de noviembre como el Día Nacional para la erradicación del Asbesto.

Por Nicole Venegas

El Salón de Honor del Congreso Nacional en Santiago fue la sede para la realización del primer Congreso Sobre la Infancia organizado por la Sociedad Unidad Infancia Protegida, SUIP. La instancia convocó a una decena de organizaciones sociales para abordar, desde sus aristas, las diversas propuestas en cuanto a la protección de la infancia y así, elaborar posteriormente un modelo moderno y eficaz que garantice la protección y desarrollo de las nuevas generaciones.

En la instancia, el vocero del Movimiento Unidos Contra el Asbesto, Adrián Prieto, realizó una exposición ante los asistentes en la que abordó, en primer lugar, el concepto de asbesto y posteriormente enfatizó sobre los peligros de este mineral en la salud de las personas, indicando los lugares en los que se encuentra este material, su uso actual, y las enfermedades que puede llegar a ocasionar, como asbestosis o mesotelioma.

En relación a los riesgos del asbesto en la salud de los niños, Prieto manifestó que “durante la infancia, el asbesto puede ser inhalado de la misma manera que cualquier persona” y dio paso a explicar la diferencia entre la contaminación cruzada -el asbesto transportado en la ropa de los trabajadores- y la exposición directa -el asbesto en faenas de producción directas-. Sin embargo, junto con ello, el vocero de UCA, explicó en que “no existen estudios que den cuenta de niños diagnosticados con enfermedades producidas por el asbesto, ya que necesitan de un periodo para el desarrollo de la enfermedad. La asbestosis necesita periodos continuos y prolongados de exposición, mientras que el mesotelioma se desarrolla luego de 20 a 40 años. En razón de los largos periodos de desarrollo de las enfermedades, los niños expuestos desde edad temprana están mas propensos a desarrollar enfermedades”.

Finalmente, se presentaron las propuestas elaboradas como Movimiento UCA para la protección de la infancia. En este sentido, se enfatizó en que las medidas para solucionar el conflicto socio ambiental del asbesto deben ser generales y para todas las personas.

Tras exponer los sitios históricos en que existe una gran contaminación de Asbesto a lo largo de todo el país y los diferentes casos que han afectado a la comunidad, el vocero de UCA, Adrián Prieto, sostuvo que “es necesario elaborar la Ley Eduardo Miño que reconozca el daño producido a los trabajadores, sus familias y vecinos de las industrias contaminantes. Que regule el manejo y control del asbesto y que cree un mecanismo para la atención y seguimiento en salud de las personas expuestas al mineral, por parte de las mutuales u otras instituciones y que el costo de este derecho lo asuman las empresas contaminantes y el Estado”.

En cuanto a las propuestas de carácter educativas, se planteó la creación de un Plan Nacional de Prevención de la Exposición y Enfermedades Provocadas por el Asbesto, y se propuso enfatizar en la educación de niñas y niños en los colegios, universidades y otras instituciones a través de métodos didácticos y entendibles.

Al finalizar el encuentro, Prieto manifestó la necesidad de instaurar el 30 de Noviembre -día en que Eduardo Miño se inmola frente al Palacio de La Moneda-, como el Día Nacional para la erradicación del Asbesto. “Lo ideal es que ese día sea un día para recordar a las mas de 1500 víctimas en todo Chile y en especial a los mas de 400 fallecidos en Maipú y San Pedro de la Paz por causa del asbesto de Pizarreño”.

4

Usa Facebook para comentar en esta página