LA INCESANTE LUCHA CONTRA EL ASBESTO EN LA VILLA PIZARREÑO

Por Macarena González.
Fotografías de Rodrigo Ruiz Mussa.
Diario La Batalla

“… Soy miembro de la Asociación Chilena de Víctimas del Asbesto… esta agrupación reúne a más de quinientas personas que están enfermas y muriéndose de asbestosis, participan las viudas de los obreros de la industria Pizarreño, las esposas y los hijos que también están enfermos, solamente por vivir en la población aledaña a la industria…”.

Eduardo Miño Pérez, víctima de asbestosis (2001).

En abril del año pasado, el Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago condenó a la empresa Pizarreño a indemnizar con $55 millones, a Raúl Olivares, quien inhaló asbesto mientras cumplía sus actividades laborales. El fallo se otorgó, por el hecho que la compañía no cumplió con la obligación de prevenir y proteger al trabajador.

Si bien la justicia laboral dictó sentencia a favor de Raúl Olivares, la empresa posteriormente presentó un recurso de nulidad para derogar la sentencia. Esta petición fue acogida y presentada en la Corte de Apelaciones de Santiago. Finalmente el nueve de marzo de 2015, la entidad judicial rechazó el recurso de nulidad y sentenció a favor del trabajador afectado.

ENEMIGO LATENTE

El asbesto, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es “un grupo de minerales naturales fibrosos”, siendo de uso comercial gracias a su resistencia. Además, la entidad afirma que el principal problema de este mineral es que “todas las formas del asbesto son cancerígenas para el ser humano”.

El doctor Ronny Muñoz, subdirector Médico Asistencial del Instituto Nacional del Cáncer (INC), manifiesta que “según las investigaciones, la exposición al asbesto puede incrementar el riesgo de cáncer de pulmón y mesotelioma (cáncer poco común del revestimiento delgado del pecho y del abdomen). Aunque es un cáncer raro, el mesotelioma es el tipo de cáncer asociado más comúnmente con la exposición al asbesto”.

Entre las enfermedades que se encuentran relacionadas al mineral, está la asbestosis, que según el doctor Ronny Muñoz, “es una enfermedad inflamatoria que afecta los pulmones y causa dificultad para respirar, además de tos y daños permanentes al pulmón”.

“Si tú le preguntas a cualquier persona qué es el asbesto, no van a saber que es un mineral altamente nocivo y mortal… y la gente además, no sabe que a diez metros de sus casas, que aquí en Maipú, en Camino Melipilla, había una fábrica que provocó el genocidio industrial más grande”, asevera el vocero de Unidos Contra el Asbesto (UCA), Adrián Prieto.

Según el censo de 2002, en nuestro país el 42,2% de las casas están construidas con placas de pizarreño mezcladas con asbesto. Así también lo afirma el libro “Fibras grises de muerte: El silencio del mayor genocidio industrial en Chile”, de la historiadora, Constanza San Juan y la antropóloga, Tania Cuevas, que mediante una infografía revela que “son más de 1.600.000 las familias con techos que contienen este mineral”.

INICIATIVAS DE MITIGACIÓN

Hace un año, las autoridades de Maipú inauguraban la primera Eco-Sede, lugar que tenía como objetivos principales la unión vecinal, construir huertos, reciclar los residuos domiciliarios, entre otros. Pero, ¿por qué se eligió la Villa Pizarreño para liderar este proyecto piloto?

Para Rodolfo Godoy, miembro de la subdirección de Medio Ambiente de la municipalidad, una de las razones se debió a los problemas de asbesto, además que la sede tenía espacio suficiente para cumplir los objetivos del plan y también, había participación vecinal.

Aunque Adrián Prieto, cree que la creación de la Eco-Sede es un buen proyecto, por el hecho que son sustentables y participativas para la comunidad, considera que “en especifico la sede de Pizarreño, no puede llamarse así, si todavía tiene asbesto dentro… poner un lugar con ese nombre rimbombante dentro de una villa donde se han muerto centenares de personas es una falta de respeto”, afirma.

Según Juan Carlos Vera, presidente de la junta de vecinos de la Villa Pizarreño hace varios años “el SEREMI de Salud está en conocimiento de que ellos vinieron a hacer una limpieza general… tanto como libre de contaminación no te podría asegurar, pero es un menor foco en comparación a como era antes”, dijo.

Si bien, Adrián Prieto, reconoce que falta compromiso del Estado para retirar el asbesto en todo el país, además de una mayor cobertura en la agenda pública, a nivel local la municipalidad de Maipú realiza cambios de techumbres en algunas viviendas de la comuna. Asimismo, el organismo no descarta seguir trabajando para mejorar la calidad de vida de cientos de familias que viven hace más de 50 años en la Villa Pizarreño.

Usa Facebook para comentar en esta página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *