Poema a Eduardo Miño: Amor ardido

AMOR ARDIDO

Poema de Virginia Vidal V.

En memoria de Eduardo Miño, asbestado de la industria Pizarreño que se quemó a lo bonzo frente al palacio de gobierno, La Moneda, el 30.11.2001

“Mi corazón que desborda humanidad no es capaz de soportar tanta injusticia.” E.M.

Desató nudos —mutilaron al chasqui— ardió recado.

Hasta el sol de hoy, —chapado en asbesto— nula respuesta.

Si alguien te piensa, rocío sudan rosas, gotean las estrellas.

Ablanda suelo —iniquidad rebaja—, niega pan, cielo.

Ardidos huesos, onda negra pudre el mar, las piedras sangran.

Chispa enamorada, la roña de lo oscuro y farsa incineras.

Samurai y bonzo incendias sueño, médulas, talas consuelo.

Torrente de luz, puro candil ardido, cuchilla al vientre.

Cayó compuerta justicia de ojos huecos asfixia de sótano.

Plaza vacía, sorda y muda Moneda, plaza madrastra

Te pienso solo, te contacto herido, suicida heroico.

Enciende, fuego, de esa voz acallada su dolor e ira.

Pasos de lluvia un corazón anegan, tronchan sus venas.

Arde coraje. Hornacina del alma. Plaza funesta.

Insurrecta fe, contrita alma y seso, pasión finada.

Harto de sobras amaneció volcán disipó sombras.

Publicado el 22 de octubre de 2013 en el “Anaquel Australhttp://virginia-vidal.com/.

 

 

Usa Facebook para comentar en esta página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *